Escrito por: admin | 24 noviembre, 2017

Conociendo el Colegio “Padre José Zink”, de Tierra del Fuego

#EscuelasParaConocer
#CompromisoLocal

El pasado 9 de noviembre visitamos el Colegio Secundario “Padre José Zink”, en la provincia de Tierra de Fuego. Visitarlo fue una hermosa sorpresa. El mismo, está rodeado por casas de planes de vivienda populares, el colegio aparece como un colorido refugio de alegría y hospitalidad.

Cuando llegamos, las dos listas del centro de estudiantes, estaban organizando y realizando el proceso eleccionario de la nueva comisión directiva. Una fiesta democrática en la escuela. Vimos que votaban también los profes. Una chica nos dice “aquí trabajamos muy juntos y por eso queremos que voten también ellos.” Toda una novedad para nosotros.

Un clima familiar y a la vez de trabajo se percibe en esta escuela.

Nos recibe la directora en su oficina. El escritorio fue desplazado hacia un costado, en donde se apoya una impresora y otros elementos. En el centro de la sala, una mesa redonda, con tablero de vidrio, deja ver un mandala pintado por un colaborador de una organización social que le regaló a la escuela, en agradecimiento del trabajo compartido.

La historia de esta escuela se funde y confunde con la del barrio. Los lazos que la unen con la comunidad son tan variados como intensos.

La directora nos comparte que pasa mucho tiempo escuchando: a los pibes, a los padres y madres, a los profes. Se siente esa cercanía y se lo decimos.

Las historia fluyen. Las experiencias también.

Una de ellas es el proyecto “Vamos Plantando”. La escuela, con orientación en ciencias naturales, se propone llenar de plantas y en el futuro árboles, a un conjunto de barrios que han surgido en una estepa dura y castigada por el viento fueguino que nunca se va del todo y a veces golpea muy fuerte.

Dos iglesias del barrio piden a la escuela lugar para celebrar el culto hasta que cuenten con sus propias capillas. Así sucedió el tiempo necesario para lograrlo.

Ahora, un grupo scout es patrocinado por la escuela. Otro logro de la articulación.
Solo el tiempo acotado que teníamos porque íbamos a visitar a otra escuela hizo que tuviéramos que cerrar una charla que hubiéramos querido continuar. Y que seguro continuaremos a futuro.

Los invitamos a participar en la próxima jornada intersectorial sobre “La escuela comprometida con la realidad local y su entorno.” Tienen mucho para enseñarnos y compartir con todos los que nos proponemos levantar esa “bandera para la transformación”

Gracias por recibirnos en su escuela.