Escrito por: admin | 1 Enero, 2016

El compromiso de la Escuela con el entorno local/comunidad

 

La escuela transformadora es una escuela profundamente enraizada en su entorno. Forma parte activa del mismo, construye el tejido social en la realidad en la que se inserta, se transforma en un actor protagónico del desarrollo local de su comunidad.

Esto lo logra de diversas maneras y con el impulso fundamental de su equipo directivo. Una escuela de puertas abiertas. O una escuela que va mucho más allá de sus “puertas”, porque toda su comunidad, y no solo la que transita intramuros, es su comunidad educativa. Por ello es una “comunidad de aprendizaje”. Y muchos de sus proyectos educativos se realizan en la misma comunidad, aprovechando, por ejemplo, las metodologías de “aprendizaje en servicio” o de “proyectos solidarios”.

A su vez, es una escuela que se deja enriquecer con la experiencia y luchas de las organizaciones sociales que desarrollan actividades en su entorno, con las que interactúa en beneficio de la escuela como de estas organizaciones.

Asimismo, en la lectura de la realidad local, interpreta la profunda complejidad de las necesidades laborales y realiza un diálogo profundo con los otros actores, entre ellos los que representan a la actividad privada o empresarial, para conocer y desarrollar el vìnculo entre educación y trabajo que se define en cada realidad local, comprendiendo que esta tiene distintos cìrculos y alcances que van desde lo territorial hasta lo global.