Escrito por: admin | 1 Enero, 2016

De las asignaturas a los Proyectos Curriculares

 

Integrar los conocimientos, vincular los distintos saberes, trabajar en equipo, relacionar los contenidos de los aprendizajes con las situaciones de la vida cotidiana o las perspectivas más complejas… son desafíos que están presentes en las nuevas propuestas curriculares. Es necesario una transformación profunda de lo que se aprende y de cómo se lo aprende. La escuela que queremos está en un viaje sin retorno hacia transformarse en un lugar en donde se aprende a aprender, por encima de un lugar en donde se reciben conocimientos.

La escuela activa y participativa inspira esta transformación que, más allá de ser atractiva en su presentación, la enfrenta con dificultades importantes en su implementación que requieren de ingenio y creatividad para solucionar los problemas operativos que esta propuesta incluye.

Varios docentes y grupos de alumnos trabajando en equipo, colaborando y cooperando activamente, integrando saberes y produciendo conocimientos, habilidades y procesos en favor de su comunidad, es una marca característica de esta modalidad pedagógica.